Compostera casera

Una compostera es un aparato que nos va a permitir transformar los residuos orgánicos provenientes de nuestro jardín en compost (abono orgánico) para nuestras plantas de interior o exterior. Este aparato busca lograr las condiciones óptimas para lograr un compostaje eficiente y de esta forma, poder aprovechar al máximo los recursos provenientes de nuestro jardín u hogar.

Compostera casera

La compostera deberá estar situada en el exterior de nuestra casa pues al descomponerse los residuos orgánicos puede desprender mal olor y atraer insectos. Yo la recomiendo para gente que tiene un jardín o un terreno con árboles, césped o plantas, y de esta forma puede deshacerse fácilmente de los residuos y obtener abono gratis.

Tipos de composteras

Hay  varios tipos de composteras, las principales son:

Opción 1. Abierta sobre el terreno: Consiste en apilar los residuos orgánicos en un montón sobre el terreno. Se caracteriza por ser de fácil construcción, aireación y riego pero es más difícil controlar la temperatura, humedad e insectos. Si nos decidimos por este tipo de compostera, deberemos echar agua periódicamente sobre el compost para mantener un cierto grado de humedad. Si llueve mucho pondremos un plástico para cubrirla y evitar que se encharque.

Opción 2. Abierta en un pozo: Para construir esta compostera escarbaremos un pozo en el terreno de las dimensiones que creamos conveniente e iremos echando en el pozo los restos orgánicos. Este tipo de compostera requiere de menos agua que la opción anterior, es ideal para lugares secos. Deberemos tener la precaución de que no se nos encharque pues puede pudrirse el compost. Se caracteriza por ser de fácil construcción, aireación, riego y fácil de cosechar. Se recomienda taparla con un plástico para protegerla de la lluvia y el frío.

Opción 3. Cajón semi cerrado: Consiste en un cajón de madera abierto por arriba. Requiere de más esfuerzos para su fabricación y debemos prestar especial cuidado a diseñarla de forma que nos permita recoger, de forma sencilla, el abono. El cajón debe tener una puerta o hueco por su parte inferior para poder obtener fácilmente el abono generado, y por arriba, deberemos ponerle un plástico que proteja el compost de la lluvia y el frío. Se caracteriza por ser de fácil riego, fácil control de la temperatura y humedad y por ser agradable a la vista.

Opción 4. Cerrado, tipo bidón: Es una compostera relativamente fácil de construir. Se puede fabricar aprovechando un bidón grande al que haremos agujeros laterales (para facilitar el aireamiento del compost) y una apertura inferior (para poder sacar el abono). Este tipo de compostera se caracteriza por ser de fácil construcción, nos permite mantener la humedad y es ideal para pequeños volúmenes de residuos. Deberemos tener cuidado de fragmentar bien los residuos y evitar que se compacten en exceso, pues luego puede plantearnos dificultades al extraer el abono.

La compostera que recomiendo es la Opción #4 porque creo que es la que mejor se ajusta a la mayoría de los hogares. Este tipo de compostera ocupa poco espacio y nos permite tener los residuos centralizados en un punto y ocultos a la vista, por eso considero que es la mejor opción.

¿Cómo fabrico la compostera tipo bidón?

Paso 1: Debemos conseguir un bidón de 200 a 1000 litros, en función del tamaño que queramos construir la compostera.

Paso 2: Realizaremos agujeros laterales. Estos agujeros no han de ser muy grandes pues su misión es airear el contenido y evitar que se pudra por un exceso de humedad.

Paso 3: Con ayuda de un taladro o una sierra haremos una puerta en la parte inferior de un lateral. Lo ideal es que podamos abrirla y cerrarla porque su propósito es darnos acceso al abono ya generado.

Paso 4: Cortaremos un trozo de plástico o emplearemos una tapa para taparla cuando no la estemos usando. La compostera es recomendable que esté tapada para evitar que le entre agua cuando llueva y también, para lograr una temperatura alta en su interior que favorezca el compostaje.

¿Qué precauciones debo tener?

Debemos añadir restos orgánicos de origen vegetal como: restos de verduras, frutas, cascaras de frutos secos, restos de café, pan duro, hierva, etc. No echar restos de origen animal, como pueden ser: heces, carne, etc. Si tenemos una casa de campo podemos añadir también la poda (antes debe estar bien triturada para facilitar su compostaje).

Al añadirlos a la compostera es aconsejable mezclar bien todos los residuos, por ejemplo: mezclar restos de fruta con hojarasca seca y hierva. Se suele producir un mejor compost cuando alternamos restos secos del jardín con residuos más hidratados.

Una vez que esté llena o semiplena deberemos realizar un mantenimiento:

  • Revolver el contenido con ayuda de un palo o pala.
  • Realizar un control de la humedad. Si está muy seco añadir agua y si está excesivamente húmedo añadir restos secos (hojarasca) o ceniza.
  • No añadir demasiados cítricos. Obtendríamos un compost con un Ph ácido que sería perjudicial  para nuestras plantas.
  • Si observamos muchos insectos podemos añadir ceniza (absorberá la humedad y disminuirá la colonia de insectos).
  • Podemos añadir lombrices pues favorecen el proceso de la formación del compost. Son muy beneficiosas.

En cuanto a su localización, la colocaremos en un lugar soleado y preferiblemente en el lugar más lejano a nuestra casa. Al producirse la descomposición de los restos orgánicos puede ser que produzca algo de mal olor y por eso se aconseja no situarla muy próxima a la vivienda. El lugar debe ser soleado para lograr de forma natural una temperatura, en su interior, elevada que favorezca el proceso de compostaje.

El abono estará listo en aproximadamente dos meses, aunque todo depende de las temperaturas. En pleno verano, cuando las temperaturas son más elevadas el proceso se realiza mucho más rápido y en un mes se puede realizar el ciclo completo. Una vez obtenido el abono, podemos añadirlo sobre el sustrato de la planta o crear un sustrato nuevo mezclándolo con tierra, todo depende del uso que queramos darle.

Añadir comentario

Haga clic aquí para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *